Encuentra lo que quieres aqui

miércoles, 26 de abril de 2017

EN LA OSCURIDAD 2


Para leer la primera parte, haga click en este enlace. http://chicadesobediente.blogspot.com/2017/04/en-la-oscuridad.html






Desatas mis manos y antebrazos, quitas las almohadas, y pienso que el juego ha terminado, pero al desabrocharme el sostén, entiendo que el juego apenas comienza, has liberado mis pechos y pides que me dé la vuelta, al hacerlo llevas mis manos a la altura de mi cabeza, y las atas a la cabecera de la cama, luego decides que la bombacha estorba y la cortas.

Al mismo tiempo al oído me dice, no te preocupes, mañana te compro otra riéndose como un niño que ha cometido una travesura. Con delicadeza separas un poco mis piernas, te ayudas de un palo de escoba para atar los pies, dejándome inmóvil,  expuesta vulnerable. Esto me hace volar, la temperatura de mi cuerpo sube irremediablemente, a penas logro verte en las penumbras, mis labios se abren un poco, para exclamar gemidos ahogados, acercas tu boca y siento tu calido aliento  y me besas como si fuera la última vez, al retirarte y dejarme entusiasmada me dices ya viste suficiente, y vendas mis ojos dejándome en absoluta oscuridad.

Subes la apuesta del juego, me acaricias, pasas tu mano, luego con un pequeño flogger repite el recorrido a medida que acarician y sensibilizan mi piel, mi cuerpo responde, solo quiero que termine mi sufrimiento y cuando quiero hablar me recuerdas que lo tengo prohibido, y pellizcas uno de mis pezones a manera de advertencia sin hacerme daño. Ahora tu boca y en especial tu lengua es la que reemplaza tus manos y recorre de nuevo mi cuerpo.

Estoy a punto de colapsar, me torturas con placer, con algo que no esperaba, que no imaginaba, no sabía lo mucho que me podía excitar y elevar sentirme sometida a tu voluntad con la seguridad que no me harías ningún daño, con la suavidad de tus caricias, con tus toques, sentir tu cuerpo que desprendía calor junto al mío, sin poderte tocar, sin verte, sin hablarte, solo sabía que estabas ahí.

Entregada y rendida a tu voluntad un sonido familiar llamo mi atención, era el motor de un juguetito que me habías regalado, para usarlo  cuando tú me lo ordenaras, o estuvieras lejos y quisiera dar rienda suelta a mis deseos.

Lo encendiste y me preguntaste ¿sabes que es esto?, te voy a torturar hasta que pidas piedad, no pudiste reprimir una carcajada, tratando de mantener tu seriedad. Hoy será un día que no olvidaras, y depende del resultado puede ser el principio de una exploración más profunda de tus deseos escondidos.

Lo acercaste a mi pecho, colocándolo entre ambos montes, la vibración me hacía cosquillas al mismo tiempo que sensibilizaba la piel y los sentidos se ponían alerta,  no pude evitar reírme, al mismo tiempo tu mano aterrizaba en uno de mis muslos delanteros con moderada intensidad, con la advertencia esto es serio, no te reías.

El juguete siguió su camino hacia el sur, hasta la parte más sensible; encontró y se detuvo en el punto que me hizo estremecer, temblaba con fuerza, no podía ahogar más mis gemidos, las ataduras no permitían moverme con libertad, corrientazos pasaban por mi cuerpo, y la temperatura solo escalaba.

Cuando estaba punto de llegar, cuando se había acumulado, cuando el orgasmo era inminente, retiraste el juguete, no entendía lo que pasaba, con tono burlón me decía es para que descanses te veo muy agitada.

Cualquier roce me hacía brincar, la hipersensibilidad de mis sentidos, la piel me dolía por no poder satisfacer mis deseos, cuando me calme la tortura empezó de nuevo, otra vez casi hasta llegar, unas cuantas veces más me dejo al borde de la locura, de desear lo que se me estaba negando.

Estaba exhausta de acumular tanta energía, de llegar casi hasta el clímax y no poder dar alivio a mi calentura, las muñecas y pies estaban lastimados por la fuerza que hacía para intentar liberarme, no puedo más, siento que sino libero mi calentura voy a colapsar.

Como si leyeras mis pensamientos, me desatas totalmente recorres tu piel con tus manos, lengua, tus caricias son fuertes y suaves al mismo tiempo, las zonas erógenas las recorres con facilidad otra vez, acumulando energía, construyendo un clímax, has decido que es momento de estar dentro de mí, y de un solo empujón lo llevas a cabo somos uno solo en rítmicos movimientos, la temperatura escala, y con una frase al oído me dice ya puedes llegar, y como si mi cuerpo te perteneciera, estallo en placer con gemidos ahogados por ese placer tan intenso, tiemblo toda bajo tu cuerpo, dejándome llevar por las oleadas eléctricas que recorren mi piel, sintiendo como también has llegado al clímax llevándome contigo, minutos que son infinitos, hasta que el cansancio nos vence dejando nuestros cuerpos colapsados por placer.


Una vez despiertos y un poco descansados, decidimos batallar nuevamente en la cama, de manera tradicional, más vainilla que nos hace elevarnos y volver, finalmente terminamos y me dice un día de estos, búscate otra imagen de algo más que quieras intentar, porque esta imagen nos llevó al infinito y más allá.


FIN

martes, 25 de abril de 2017

EN LA OSCURIDAD








Estoy preparando mi siguiente entrada para el blog que escribo, me gusta que mis relatos tengan imágenes, música, de alguna manera poder transmitir lo que pienso y siento, mis relatos reflejan lo que siento, lo que tengo en la cabeza, a veces  en el corazón, desnudo lo que hay en mi mente cada vez que escribo.

Al teclear las palabras, spanking, bdsm, azotes, esposas buscando la imagen perfecta para el relato que deseo escribir, miles de imágenes aparecen, de todo tipo y todo calibre, unas demasiadas explicitas, otras que las considero violentas (yo) pero hay una, una imagen que llama mi atención, y le doy click, me lleva a un sitio con más imágenes y relatos, experiencias lo cual despierta en mí una curiosidad increíble, y me dejo llevar por lo que veo, por lo que leo, empiezo a imaginarme que soy yo la de la imagen, no puedo evitar que mi temperatura suba, siento el calor en mis mejillas.
Siento tu mirada en mi espalda que se clava fijamente en mi espalda, siento un escalofrió recorrer mi piel, te conozco, te siento cada vez que te acercas a mí, aun sin verte, sé que estás ahí, la conexión que tenemos es increíble, y a veces difícil de explicar.  

Llevas un largo rato observándome, y logras mirar que es lo que me tiene  cautiva y concentrada en la pantalla del computador. Te acercas a mí y me das un tierno beso en los labios, preguntándome que estoy haciendo, a lo cual te miro, me sonrojo y te digo, haciendo una investigación para mi próximo relato.

Me sonríes, y me pides que me levante al tiempo que me agarras del brazo con delicadeza, me das un beso y me abrazas, tus brazos y manos toman vida propia, y recorren mi cuerpo, bajan hacia el sur y se cuelan entre la ropa, y compruebas lo que estabas sospechando, la humedad y la temperatura de mi cuerpo me delata, solo sonríes y decides aliviar la calentura que me afecta, y como dice la canción, nos estorbo la ropa y dimos rienda suelta a los deseos que nos consumían, son minutos que se convierten en  horas, tenemos energía, esta vez es distinto, no puedo dejar de pensar en esa imagen, es como la leña que alimenta este fuego que necesita ser extinguido.


Han pasado varios días, desde ese momento, y a veces vuelvo aquella imagen la observo y pienso si debo hacer un relato, fantaseando con la imagen, finalmente otros pensamientos ocupan mi mente y decido dejarlo para otro momento.

Hoy he llegado a nuestro hogar, todo es completa oscuridad y mi primer pensamiento es... no pagamos la factura de la luz, pero al escuchar el ronroneo de la nevera compruebo que todo está en orden, en ese momento oigo tu voz, seria, varonil, pidiendo que entre a la habitación donde estas, por tu tono me doy cuenta que has tomado tu papel de Spanker, aquel que conozco también, y solo puedo pensar y ahora ¿que hice?

Al llegar a la habitación solo distingo tu sombra en la oscuridad, me pides que no encienda la luz, que simplemente siga tu voz y obedezca tus órdenes. Quédate quieta, no te muevas me lo dices mientras te acercas a mí, siento el calor de tu aliento en mi cuello, al mismo tiempo que dices te tengo una sorpresa, vamos a recrear la imagen que viste, sé que has fantaseado mucho así que vamos a probar algo diferente.

Lentamente empiezas  a desnudarme, hasta dejarme en ropa interior, me pides que ponga los brazos detrás de la espalda, siento algo suave que sujeta mis muñecas, y sube hasta mis brazos, me estas atando, me llevas a la cama y me ayudas acostarme bocabajo, estratégicamente has colocado almohadas debajo que permiten alzar mi cadera, me siento un poco intranquila, mi respiración se agita, me siento vulnerable, a mi cabeza vienen esas imágenes que no me gustaron, no me siento bien, tengo miedo, la oscuridad no ayuda, casi no veo, solo siento tu mirada en mi espalda, no haces nada, no dices nada, me dejas allí, después de minutos que parecieron horas, sentí el peso de tu cuerpo al sentir la cama hundirse, al oído me dices tranquila, confía en mi al tiempo que tus manos se posan sobre mi trasero, y lentamente bajas la ropa interior hasta la mitad, pienso que me vas a pinchar, pero atada, cosa que nunca habíamos hecho antes, y solo espero, pero nada, solo allí, hasta que siento tus dedos acariciar mi cuello, tocándome cada una de las vértebras, juegas con la hipersensibilidad de mi piel, llegas a mi trasero y por micro segundos tus dedos se cuelan en lugares prohibidos y olvidados, la mano decide tomar vida propia nuevamente y baja a mi lugar favorito, tus dedos y tus manos juegan con tan sensible parte, mi miedo se transforma en placer, mi cuerpo responde a tus caricias, y decides detener el juego. Solo protesto diciendo no hagas eso, a lo cual  1 solo azote me hace entender que no estoy en posición de protestar. Al oído  me dices silencio.


Continuara...



lunes, 24 de abril de 2017

PEQUEŇA ENCUESTA







Estos últimos he estado curioseando las estadísticas del blog, y además de sentirme más feliz que una mirla en un cerezo; he visto que la serie que escribí "Crónica de una inyección anunciada" es la más popular entre mis lectores, así que estaba pensando, en subir el primer relato que escribí, el primero y al que más aprecio le tengo, con el cual también me fue muy bien pero solo es de medical, todavía no tiene nada de bdsm o el mundo spanko, tal vez algo muy incipiente y sutil. Es una serie de 5 capítulos, escrita en Junio de 2011.

El link que les dejo, los lleva directamente a la encuesta. :)



Gracias!!


Editado: Gracias por las respuestas que he recibido, pero por favor los que han votado por otros, me podrian dar una idea de que es "otros" El universo es tan grande, que no se si quieren cuentos de hadas jajaja. Muchos besos para tod@s y gracias nuevamente