Encuentra lo que quieres aqui

viernes, 12 de mayo de 2017

CICATRICES EN EL ALMA. - LO QUE NO DEBE SER UNA SESION D/s

Exorcizando, olvidando y perdonando...


Durante 4 años fui mi peor juez, mi peor Verdugo, asumí culpas que no eran mías, me condene a mí misma sin tener compasión como lo haría con un extraño. Me hago cargo de mis errores, porque permití que pasaran. Hoy lo escribo porque deseo liberarme de esta pesadilla que me ha atormentado todos los días y me perdono por los errores que yo cometi.


Decidí escribir esta entrada porque en ella quiero, exorcizar una experiencia que me dejo marcada, muchas veces tengo recuerdos de escenas que vuelven a mi cabeza como flashes, y me siento mal, no puedo olvidarlo ni sacarlo de mi cabeza, y necesito hacerlo, quiero hacerlo, lo calle porque me sentí culpable y responsable. Y si bien es cierto me hago cargo de mis actos, también sé que después de 4 años y mirando en retrospectiva, no fui culpable, no me busque esto, y simplemente quiero escribirlo porque quiero que este secreto se haga publico bajo la comodidad del anonimato, lo hago para que a muchas otras chicas no les pase lo que me paso a mí, no me interesa divulgar el nombre, porque no tengo como probarlo, y no es el objetivo ni proposito despues de tanto tiempo.

En su momento no lo “denuncie” porque varias personas me insinuaron que tal vez si yo decía algo, se me iban a venir encima que no dijera nada, y que simplemente si comentara el hecho que me habían chantajeado además por dinero.

No voy a entrar en demasiados detalles de una sesión que me dejo marcas temporales en el cuerpo y casi que permanentes en el alma. Hay cosas que no recuerdo, que bloquee, porque fue una sesion de mas o menos 3 horas, y solo recuerdo lo que mas me marco.

Yo vivía de manera temporal en Buenos Aires, estaba sola, me trasladaron por trabajo y llegue a un nuevo país sola, sin amigos y sin conocidos, alguien que podía pasar un fin de semana sin tener contacto humano real cara a cara, o llegar por las noches sin tener con quien hablar sobre mi dia de manera personal, asi que busque amistades, por internet, por referencia, y así llegue al foro. La verdad estaba muy emocionada, quería tener amigos y la verdad el ambiente era un poco diferente al que yo imaginaba, igual empecé entrar al chat. Y lo que siempre pasa te quiero conocer, quiero que seas mi sumisa, etc. Etc. etc. 

Me entusiasmaba la idea y “jugaba” virtualmente, hasta que un día un tipo N, se conectó y empezamos a charlar de todo lo que nos gustaba, hasta que me pidió mi Facebook, (El no estaba en el foro y no tenía usuario)  no muy convencida se lo di, como era tan ingenua (pel...) y creía que todas las personas eran buenas; y como yo no tengo segundas intenciones y soy de la filosofía que no le hago a los demás lo que no quiero que me hagan, ala le di mi Facebook personal donde nada tiene que ver con el BDSM ni con el medical. Además de una diferencia de edad significativa entre el y yo. Siendo yo mayor que el por más de una década  y diría más. Un “pende..” en términos argentinos, como mi "Dominante", que después supe que siempre su rol había sido sumiso…

Estuvimos hablando alrededor de 1 mes me parece, de diversos temas de lo que nos gustaba, pero nunca entramos en mucho detalle sobre los limites, Ademas empezo a preguntarme por mi lado personal digamos mi lado vainilla, como si tenía pareja, amigos, dónde trabajaba, sabía que era extranjera y le había dicho que me habían trasladado, así que le conté donde trabajaba realmente no se me hizo raro ni malo contar, ya que en algunas de las conversaciones me dijo que si yo no quería nada del bdsm, entonces simplemente tener sexo como una especie de amigos con beneficios a lo cual le dije que no me interesaba, finalmente me pidió el número de celular (teléfono que me  había dado la compañía donde trabajaba) y tambien se lo proporcione, para mi no tenia nada de malo.

Después de un tiempo donde ya habíamos chateado varias veces, y la verdad soy honesta no me cayó mal, me pareció hasta simpático siempre hablando de estos temas  me dijo que nos viéramos, que él quería sesionar conmigo, que yo le parecía así, y así, y así, hasta que finalmente accedí y acordamos una cita para un día de mayo me parece recordar, no entramos nada en detalle  de lo que iba a pasar en esa sesión y recuerdo que incluso le mencione que si quería saber que "juguetes" tenía yo a lo cual dijo que no, que por ahora no lo que si me pidió fue que estuviera totalmente depilada, como lo hacían sumisas, accedí, fui a un sitio para hacer esa depilación porque quería demostrar que me interesaba, que yo era obediente, y podía ser buena sumisa además que económicamente me costó bastante y segundo me dolió muchísimo, además quedamos que sesionaríamos en mi casa porque en un telo/motel/hotel de paso, para entrar de pie, no quedaba bien decía él,  yo por mi lado en ese momento me sentía más segura en mi departamento que en un sitio de esos.

Como él vivía en provincia me dijo que le resultaba muy costoso ir hasta Buenos Aires que si yo le podía ayudar, con el transporte, porque él iba a tomar un remis que le costaba 700 pesos argentinos que en esa época el dólar me parece que estaba a 7 pesos más o menos así que 100 dólares, por un trayecto que yo sabía costaba 60 pesos en Bus, pero dije bueno, para que no se vaya tan tarde y si de pronto eso vale el remis.

Finalmente llego el día de la sesión yo estaba asustada, nerviosa, pero algo excitada, la verdad era más la novedad tendría una sesión como sumisa (nunca me identifique como tal, porque considero que no tengo las virtudes y actitudes que se necesitan.)

El tipo llego por la tarde a eso de las 5 ese día Salí temprano de trabajar, y se identificó en el intercom, lo único que dijo fue “soy yo. abrime”, hice lo que me pidió creo que ni me saludo bien, solo un hola, era la primera vez que nos veíamos y cuando estuvimos en el departamento me pidió que me desnudara totalmente y lo mirara a los ojos, hasta ahí, chévere, me estaba excitando. 

Después me pidió que me arrodillara, a lo cual yo le había dicho que no previamente en una de nuestras conversaciones, porque tengo problemas en las rodillas, a lo cual me dijo que tenía que hacerlo que no iba ser por mucho tiempo, y que le diera el dinero del viaje arrodillada, cuando me arrodille, en un momento puso su mano en mi quijada levantando mi cabeza e hizo un amague de bofetada a lo cual lo mire y creo que con la mirada le dije No siempre he sido clara con el tema de las bofetadas en el rostro, las odio profundamente y lo entendió, cuando le quise entregar el dinero me empezó a decir que eso no era así, se puso agresivo que yo lo estaba humillando y tratando de poca cosa me empezó a humillar verbalmente y no sé qué más cuantas cosas me dijo que lo hiciera a manera de tributo, me tomo por sorpresa ver esa actitud que ya me empecé asustar e intimidar. Recuerdo que me hizo "caminar" de rodillas por todo el living por un buen rato y ya empezaba a sentir dolor en las mismas  estaba un poco intimidada, pero bueno pensé esto hace parte de la sesión y después le digo que no me siento bien con esto. 

Un buen rato después me dijo que fuéramos a mi habitación, donde me pidió que le mostrara todos mis juguetes, y yo ni corta ni perezosa le mostré todos los juguetes que tenía un par de palmetas de cuero, una regla de madera y un látigo de cuero, un vibrador, le pregunte por la palabra de seguridad se volvió a ver la mesa de luz y me dijo reloj, pero acordate que si la decís se termina la sesión y yo me voy para mi casa.  Hasta ahí llego lo chévere de la sesión.

Me empezó a dar reglazos con el borde de la regla (no por la parte plana) donde cayeran, en las nalgas, y en los muslos, con mucha fuerza, con la palmeta también me golpeo, si golpeo, no era spanking, lo hacía con mucha fuerza y donde cayera, después me hizo acostar en la cama, creo que esta es una de las partes que más me cuesta, es una de la que más me atormentan, me hizo abrir las piernas y empezó a darme latigazos con mucha fuerza en la zona genital NUNCA, NUNCA había discutido ni aceptado, este tipo de spanking siempre dije y exprese que lo único que me interesaba era solo las nalgas, me dio 15.

Jamás lo voy a olvidar porque me hizo contarlos uno por uno, yo lloraba, lo miraba a los ojos y despues de cada latigazo cerraba las piernas, y el solo en su tono autoritario, me repetia "abri las piernas" no gritaba por los vecinos, estaba asustada sin saber qué hacer, me paralice. Después me llevo al baño me hizo hacer un enema, y mientras lo hacía derramo cera caliente de una vela que yo tenía sobre la espalda y las nalgas, de las normales, no de las que tengo entendido son para estos juegos, yo simplemente lloraba, me sentía amenazada, sentía que si así algo que no le gustaba yo corría peligro, ademas que cuándo le decía algo me miraba y hacia gestos con la mano a manera de bofetada diciendo cuidá el tonito en qué me hablás,  o ¿Cómo es que me estas hablando? es la verdad, después del enema, y unos minutos después me puso un vibrador en el la zona anal y tuve un accidente y lo que me hizo hacer después y ya no quiero entrar en detalles, porque no puedo con eso, me cuesta muchísimo, lo recuerdo y me dan ganas de llorar, y siento mucha rabia.

Al verme tan mal de verme yo arrodillada llorando y temblando a los pies de este tipo   dio por terminada la sesión, bajamos nuevamente al living me dio un cojín y que me arrodillara y le hiciera sexo oral, y me parece verlo diciendo, no me vayas a morder.

Después quiso tomarme una foto con mi iPod desnuda y de rodillas y creo que con el celular de él, pero yo tenía la cabeza baja y el living estaba oscuro. Finalmente decidió vestirse, diciéndome que luego me mandaba un mensaje de texto.

Cuando se fue me desplome, casi que tengo un colapso nervioso, lloraba, me conecte a Skype y hable con un amigo que sabía que yo me había citado con alguien para sesionar como sumisa él se preocupó muchísimo, ya que estábamos lejos el uno del otro porque estaba fuera de capital federal, que no sabía si venir donde yo estaba, era tardísimo como las 9 de la noche, le dije que iba a comprar un paquete de cigarrillos y ya regresaba, lo hice y pude tranquilizarme un poco, le conté lo que había pasado el tambien se tranquilizo y me reto gentilmente me pregunto por el nombre y no pude decírselo, no por defenderlo, por miedo a represalias del otro. Además me hizo la pregunta del millón ¿porque no pare la sesión?  La respuesta simplemente no pude, me bloquee, me sentí en peligro de muerte, mi cerebro reacciono paralizándome.

Después el tipo este me mandó un mensaje diciéndome que como me había sentido y le dije que no me había gustado, que había sido muy fuerte y que creía que yo no servía para sumisa a lo cual me contesto que él le había encantado, ver lagrimitas en mis ojos y que yo me había portado muy bien... me dijo que a la próxima sesionaría como spankee y que iba hacer más flexible conmigo; le pregunte porque no me habia hecho aftercare, me dijo que no era necesario, aunque lo último que quería era volverlo a ver o sesionar pero como le había dado tantos datos personales, me sentí vulnerable para ser agresiva y mandarlo donde su madrecita.

Esa noche cuando me iba acostar me mire y tenía morados en las rodillas y líneas blancas en la cadera y en las nalgas, al otro día me mire y tenía unos moretones horribles, me tome una foto; en la oficina tenia flashes de la sesión y se me escurrían las lágrimas, me preguntaban que me pasaba, y solo decía que me estaba resfriando, ¿cómo les podía contar lo que me había pasado? además que después de 3 dias ya me costaba moverme, levantarme y sentarme me causaba mucho dolor al fin me decidí le mostré la foto a mi amigo y me dijo que era un spanking muy mal hecho por el sitio de los moretones, y que se notaba que había sido con saña,

Este tipo me seguía mandando mensajes de texto, me llamaba, me preguntaba por mis marcas eso sí, alguna vez me pidio por cam por facebook y que si me daban descuentos para no sé qué cosa en la empresa por ser empleada además en un momento me dijo que le diera 5000 pesos, para que el pudiera moverse libremente y venir a visitarme cuando yo quisiera, que él iba a ser mi macho, y yo iba a estar acompañada y sesionaríamos, eso sí como amigos. Insistia demasiado en vernos, incluso ya no como sumisa, sino como spankee. No me sentia capaz de decirle no, sabia muchas cosas personales mias.

Finalmente un dia en Junio le dije que no, que no me interesaba a través de mensajes de texto (tengo fotos de esos mensajes), me llamo 2 veces y no quise contestar, a lo cual me escribió vos sabes que yo tengo muchas fotos tuyas desnuda, puedo subirlas a internet a lo cual le dije tú no tienes fotos mías, a qué horas, ah bueno cuando tu tenías los ojos cerrados etc. Etc. etc. Me tomo por sorpresa y le dije que hiciera lo que se le cantara / diera la gana, que si el me arruinaba la vida. Que lo hiciera, pero que yo también hacia lo mismo, y le dije su segundo nombre (el cual nunca me dijo). Al final esa cadena de mensajes termino con sos una gorda puta. El me retiro de sus amistades y yo al mismo tiempo lo bloquee en Facebook, creo que bloquee su número de teléfono también, pero ya no me acuerdo. Durante unos cuantos meses estuve paranoica, pensando que un dia se iba aparecer por donde yo vivia porque el sabia donde vivía yo y donde trabajaba yo, me daba pánico salir por la noche, así fuera a comprar el pan pensando en que podía parecer.

Como a los 20 dias o un mes de lo que habia pasado, entre una noche al foro y vi en uno de los hilos de presentacion que el se habia hecho un usuario, puso su foto, era el, esta vez en el rol de sumiso. Casi me da un infarto, quise cancelar la cuenta del foro, realmente me puso mal, no se si el entro a buscarme, o queria buscar otra personal, lo bueno es que nunca se entero cual fue  mi nick y creo que por eso no me encontro. En su momento avise y conte lo del chantaje solamente sin entrar en detalles de la sesion via MP y me dijeron que no podian hacer nada, pero que si me buscaba o hacia algo alli, tomarian medidas.

Al no se cuanto tiempo, no estoy segura se creó otra cuenta en Facebook, me busco y me escribió, ni le conteste y lo volví a bloquear.  Ese fue el final de la historia. 

Ahora recordando y leyendo lo que paso, la yo del futuro me pregunto  ¿qué me paso? Puedo enumerar los errores que cometí y por los cuales me sentí tan culpable, sentí que lo había merecido, que yo había sido la responsable, que lo merecía que eso me pasaba por idiota. 4 años después de leer y de hablar con verdaderos Dominantes, Spankers, Tops  me doy cuenta que simplemente que abusaron de mí, tal vez no me violaron en el sentido estricto de la palabra, puedo agregar que no logro acordarme si tuvimos sexo o no, yo tengo bloqueada esa parte pero si se aprovechó de mis circunstancias, novatada, soledad e ingenuidad. El tipo quería plata fácil y encontró a la víctima perfecta. Hoy leo esto y digo no, no fue mi culpa, me hago cargo de los errores que cometí y los menciono abajo para quien me lea, sepa lo QUE NO DEBE HACER

  • 1.     Di datos personales, mi Facebook personal que nada tiene que ver con estos temas, soy reservada y quiero mantenerlo así, mi número de teléfono que ademas era el que me habia dado la compania donde trabajo, dije donde trabajaba, y en qué área trabajaba.
  • 2.     Nunca me asegure de dejar las cosas claras de lo que quería o no, no lo investigue, no pregunte por miedo, no quise quedar como tonta e idiota en el foro, por mil cosas más.
  • 3.      MI CASA, sesione en mi departamento, dejando entrar un desconocido sin tener idea quien era él, además dejando ver que yo estaba sola.
  • 4.     No pare la sesión cuando me empezó a golpear mal, me deje intimidar hasta cuando física y psicológicamente me bloquee y ya no pude hacer nada
  • 5.  No hablar en foro a tiempo, por el miedo a ser “humillada” públicamente, el que dirán. Al fin  y al cabo y gracias a Dios, no termine en un tacho de basura y en las noticias. Hoy no me importa lo que piensen.

Y tal vez mucho más errores, yo lo narro aqui, para que se enteren de de mi experiencia, no pretendo ser la victima sufrida, simplemente lo hago como una voz de alerta, además me costó mucho escribirlo, es volver a recordar, de alguna manera volver a vivir esa sesión; es algo que quiero dejar en el pasado y enterrado en mi subconsciente para siempre.

Necesito que mi alma cicatrice completamente como lo hizo mi cuerpo; por lo tanto perdono este tipo, lo hago por mí y no por él, no me interesa denunciarlo, fue hace mucho, y no tengo pruebas solo unas fotos y un nombre, además creo que ya no está en el foro. (lo busque) Lo perdono porque necesito seguir con mi vida, si deseo poder disfrutar a pleno, hay prácticas que me llaman la atención, pero simplemente por abc motivos, me recuerdan esta sesión y no puedo. 

FIN


jueves, 11 de mayo de 2017

LO QUE EL MEDICAL UNIO QUE NO LO SEPARE EL BDSM










Dedicado a mí querido D… con todo mi  amor para ti.

Todo empezó hace un tiempo, en una página de medical donde conectada a través del chat, charlaba con mucha gente y en una de esas ocasiones se conectó alguien con el nombre de Lino, cuyo nombre me causo curiosidad, empezamos a hablar, y me pareció un hombre gentil, educado, y paciente, no demostraba o insinuaba que tuviéramos una sesión de medical como lo hacía la mayoría que se conectaban al chat, de hecho me decía que sí, que eventualmente una inyección y toma de temperatura, pero que eso no significaba nada y hasta ahí llegarían las cosas.

Seguimos hablando durante meses, me dijo que tenía su propio consultorio ya que era terapeuta y que si un día se me ofrecía algo que se lo dijera con confianza, que él me haría un descuento jajaja, lo cual agradecí y le dije veríamos que sucedería.

Fue después de un tiempo que ya después de conocernos de manera personal y de haber intercambiado un par de cafés, fui al médico por un dolor de espalda y al mismo tiempo dolor de cabeza que estaba haciendo de mis días algo muy molesto. Me receto 6 inyecciones de complejo B y unos masajes de cuerpo entero para deshacer los nudos que tenía debido a la mala postura y estrés de mi trabajo. Además para colmo de males, agarre un resfrió debido al cambio de clima.

Le envié un correo electrónico a Lino, y le pregunte si me podía dar turno, para los masajes que el médico me había sugerido, y de paso si me podía poner la primera inyección de vitaminas, después de unas horas me respondió que sí que no había problema me dio turno para el siguiente lunes en la tarde tipo 4 p.m.

Seguimos hablando durante la semana, de muchas cosas, conociéndonos, por aquella época yo mencionaba muy sutilmente el tema de los chirlitos, ante lo cual él se reía y me decía que yo era muy graciosa y creativa.

Llego el lunes, y por la mañana empecé a pensar cual sería mi atuendo y sobre todo la ropa interior, la bombacha y el corpiño, era evidente que me tenía que quedar en ropa interior por los masajes y me dio vergüenza por aquellos gorditos odiosos que salen, y después pensé en la inyección y que me vería la cola, lo cual me dio un poco de ansiedad, por acomplejada, y en un segundo cruzo la idea de cancelar la cita, pero deseche la idea, pensando que era profesional de la salud y ya estaba acostumbrado.

Así que decidí vestir una bombacha blanca cachetera, que cubría todo mi trasero, con el corpiño a juego, me perfume, me puse un jean y una camisa suelta, en mi bolso de mano guarde una jeringa las dos botellitas de complejo B, una la vitamina en polvos y la otra la lidocaína cosa que me puso un poco nerviosa, no sabía que tanto dolían ya que era la primera vez que me la aplicarían y ya lista fui a trabajar.


Cuando era la hora para salir llame un taxi, le di la dirección y llegamos al consultorio de Lino, timbre y salió a recibirme con una sonrisa y un beso en la mejilla con un alegre Hola Mary, te estaba esperando por favor sigue.

El consultorio era muy agradable inmaculadamente blanco con pocos adornos y accesorios que le daban un poco de color, era pequeño, en la esquina había un biombo. Al lado un pequeño escritorio de madera donde se encontraba un pequeño laptop, en la otra esquina un pequeño armario blanco con puertas de vidrio y algunos cajones y en la mitad del consultorio una camilla de esas que tienen un hueco para meter la cabeza.

Me hizo sentar y empezó a preguntarme por los masajes y le conté lo que me pasaba, el me prestaba atención mirándome a los ojos, y después me dijo y ¿la inyección? ¿La trajiste?  Si conteste yo y se la entregue, mis manos temblaron un poco y dijo con una sonrisa estas duelen un poquito eh, pero todo aguantable.

Me dijo te parece si primero te pongo la inyección y después te hago los masajes, con eso salimos de eso y ya te doy los masajes así que al mal tiempo darle prisa, le dije que bueno un poco sonrojada, intuía que tenía muchas ganas de inyectarme y verme la cola.

Estaba por acostarme en la camilla cuando dijo espera, permiso me dijo y su mano se posó en mi frente, me dijo estas algo calientita, ¿tendrás fiebre? Le dije no creo, solo estoy un poco resfriada, además mi temperatura algo elevada era la situación que me producía cosquilleos en todo el cuerpo.

Bueno pues te tomo la temperatura y ya está, si tienes fiebre no creo que sea conveniente ponerte la inyección. Solo pude responder con un okay. Lino se dio la vuelta y fue a una de las gavetas de donde después de buscar saco un termómetro un poco más largo de los que yo conocía además de un poquitín más grueso, y me dijo bueno Mary, acóstate en la camilla y bájate el pantalón te voy a tomar la temperatura de la manera más fiable que hay con diversión en su voz. Mi sorpresa fue mayúscula, me quede sin palabras, le dije, pero, pero… no me la puedes tomar de la manera más normal axilar, nosotros no hablamos de esto. Mary nosotros hablamos en el chat y vos me dijiste que te gustaba, porque no aprovechamos la oportunidad igual no va a pasar nada, además es verdad si tienes fiebre no te debo pinchar. Así que SI o NO te dejas tomar la temperatura, me lo dijo con cierto tono, algo autoritario que me gusto y dentro de mi pensé tiene potencial para otras cosas.

Con resignación y me acosté en la camilla, me baje los jeans hasta el muslo y enterré mi cabeza entre mis brazos, estaba algo nerviosa, pero al mismo tiempo me empezaba a excitar

Pacientemente agarro el elástico de la bombacha y despacito lo fue bajando hasta que quedaron a la altura del muslo, por un momento lo voltee a mirar y estaba embadurnado el termómetro con vaselina y pensé viene el momento 0, así que separo las nalgas e introdujo el termómetro. Solo me estremecí al sentir ese termómetro frio, la piel la tenía caliente. Me dijo que lo dejaría 5 minutos que mientras iba a leer el prospecto de la vitamina. Para mí lo que fue eterno, me dijo no tienes fiebre, mira que bien, puedes ponerte la vitamina con cierto tono de alegría en su voz.

¿Mary te puedo pedir algo? Me pregunto, le respondí sí, me dijo tomamos una foto con la jeringa en tu nalguita… a lo cual con asombro le dije ¿Cómo? Si solo eso, no va a salir nada solo tu cola, y si quieres la tomamos con tu celular, y si quieres me la compartes, es como recuerdo. Lo pensé y accedí, sería bueno tener una foto de mi cola siendo inyectada.




Le dije que sí, y sus ojitos brillaron, empezó a preparar la ampolla, yo lo miraba hipnotizaba como rompía la primera ampolla que tenía la lidocaína, y aspiraba con la jeringa, después tomaba la siguiente ampolla con los polvitos rosados, pinchaba la goma e inoculaba la lidocaína y luego entre su dedo índice y pulgar agitaba con fuerza el frasquito hasta que los polvitos se disolvieron y se volvió un líquido rojo muy oscuro, volvió a pinchar la goma y empezó a aspirar la jeringa, hasta que 3 cms llenaron la jeringa, lentamente miraba con atención que no existiera burbujas, daba golpecitos a la jeringa hasta que se aseguró que no quedaban burbujas y luego tomo un algodón lo empapo de alcohol lo paso sobre mi glúteo derecho, me sorprendió porque tenía la piel caliente y el alcohol estaba frio, con un par de movimientos desinfecto la zona, y con sus manos empezó abanicar la zona, para que el alcohol se evaporara finalmente me dio un par de palmaditas y de un solo golpe atravesó la aguja, la cual fue mínimo lo que sentí, me pidio el celular que ya estaba preparado para tomar fotos y tomo la foto, luego empezó a inyectar la vitamina, me empezó a doler y mucho, trataba de contener al máximo los quejidos y al ser la primera vez que me pinchaba me da verguenza parecer muy quejosa. Como pude me contuve aunque el me alcanzo a escucharme, y cuando termino retiro la jeringa y me dio un par de masajitos para esparcir el medicamento, lo cual me dolía y solo le pude decir por favor no me apretes mas, a lo cual contesto, lo siento Mary tengo que esparcirlo.

Termino subió mi ropa interior, y me dejo un ratito acostada bocabajo mientras hacía efecto la lidocaína, y me preguntaba por las otras recomendaciones del médico, a lo cual le dijo que me  había recetado 6 inyecciones y un par de masajes más, con lo cual muy gentilmente se ofreció a dármelos.

Cuando me paso el efecto, me dijo que pasara al biombo y me desvistiera, que solo quedara en ropa interior, en el fondo me alegre de haber escogido una lencería bonita para estos masajes, cuando Sali detrás del biombo algo apenado, me señalo la camilla y pidió que caminara, en un momento sentí sus ojos en mi trasero, luego que me agachara y tocara los tobillos, que levantara los brazos, todo muy profesional que me sentara, empezó a revisarme, me tomo la presión, escucho mi corazón. Y empezó a mirar y tocar los brazos, los codos, las piernas, me las flexionaba, y después empezó con los masajes en la zona lumbar donde me dolía bastante desde la cervical hasta donde la Columna pierde su bello nombre.


Después de media hora el masaje término me vestí y agendamos el siguiente turno que incluiría lo mismo, ante lo cual nos reímos, pero cuando me despedí, lo mire a los ojos y el miro a los míos y ambos supimos que la conexión se había dado, solo era cuestión de tiempo para que evolucionara en algo más.

FIN.

martes, 9 de mayo de 2017

VIDEO






No sé si yo veo algo más, o es el resultado de mi cabeza ya perdida, a punto de perder la razón jajaja, que veo o siento cosas en un video tan simple como este, donde si evidentemente se trata de una manipulación total. Desde que vi este video, no me lo puedo sacar de la cabeza, no sé si es porque la canción es pegajosa, o es porque tiene la actriz sentada todo el tiempo en el regazo y la manipula, la alza, hace lo que quiere con ella.

A veces me gustaría ser esa muñeca jajaja.

Este es un clip de la película chicago.